Spotify – Patadas en el culo

Spotify – Patadas en el culo

Spotify

Mucho se ha hablado del poder curativo de la música o su capacidad para calmar a animales y personas. Todos esos usos son muy loables, pero palidecen ante la capacidad de que te pongas música y dejes la casa como los chorros del oro en lo que dura una película de las malas de Antena 3 SIN  ANUNCIOS. Justo para eso creé mi playlist: Patadas en el culo.

Podría contaros que intentaba hacer una selección de temas de manera armónica para aumentar mi productividad, estabilizar mis biorritmos o alinear mis chacras, pero no. Seleccioné canciones que me pusieran un petardo en el culo y me hicieran limpiar la casa folladísimamente, ya fuera por el ritmo o por la carga épica y energética de las canciones.

El caso es que pasé de limpiar la casa al completo de 5 horas a 3 y media, y eso es maravilloso. Hay quien se cuestiona si dedicar tiempo y esfuerzo al arte es más o menos útil que hacerlo en investigación científica o en socializar. Desde aquí (que no me lee ni Cristo) os digo que sól0 por esa horita y media que me ha hecho ganar, es para comerle los huevos al puto Johan Sebastian Bach.

Gracias por la música (que nos hace mágicos) y gracias por los temarrazos que he logrado recopilar en Patadas en el culo por hacerme pasar la fregona a la velocidad del sonido.

Si queréis alcanzar la gloria como yo poséis echarle un oído a mi playlist en ESTE ENLACE y pillarla de base para implementar vuestras propias canciones para elaboraros la lista que hará que Don Limpio parezca un hippy desarrapado a vuestro lado. Para más momentos musicales podéis echar un vistazo a las playlist que tengo en abierto en mi perfil de Spotify.

Spotify – Esto es ES PA ÑA

Spotify – Esto es ES PA ÑA

Spotify

Seguro que en alguna ocasión habéis estado en la siguiente situación. Una persona que no ha vivido nunca en España os dice “Me gusta la música española, pero me encantaría conocer más”. Tu parte melómana quiere enseñarle música deliciosa de grupos rarísimos o preciosas canciones tradicionales, pero tu parte casposa y sádica decide remangarse y gritar “te vas a cagar”.

Eso es lo que me pasó cuando elaboré esta playlist en Spotify. Quería reunir un puñado de canciones que, me gustaran o no, tenían que supurar fritanga y ajo por todos sus poros. La música a la que debe sonar España es la de los cassettes que encuentras en un cajón de casa de tus abuelos.

Es ese sentimiento por la música patria la que nos hace pegarnos a los programas de archivos musicales de RTVE después de las campanadas todos los años. Esos Cachitos que vemos con las gafas de pasta y que terminamos bailando con un cubata en la mano en la boda de una prima. Es la hegemonía de los crooners patrios, la maldición de la pachanga autóctona y eso tan español que es la vergüenza ajena.

Os animo a que hagáis vuestra propia lista por si algún extranjero os asalta para que le recomendéis “esa música que no es lo suficientemente comercial como para que llegue a mi país”, y petarla de canciones que sean tan malas que den la vuelta al espectro y tan turbias que vuestro amigo sienta nauseas la próxima vez que escuche la Macarena.

Si no sabéis por dónde empezar (sí lo sabéis pero no lo queréis admitir), podéis tomar mi playlist “Esto es ES PA ÑA” como base, y a partir de ahí proyectéis vuestras filias y fobias musicales en nuestra riquísima lengua nativa.

Se lo debes a Internet – Colectivo Miga

Se lo debes a Internet – Colectivo Miga

Colectivo Miga Opinión

Corría enero de 2016 cuando publiqué un artículo en el blog de Colectivo Miga al respecto de un fenómeno que me tenía bastante mosqueado.

Si echabas un vistazo a tu muro veías que las agencias de publicidad y estudios de diseño no paraban de publicar contenido en sus redes pero el 99% era ajeno. Lo peor de todo es que ese contenido normalmente coincidía. Se dedicaban a fusilar sistemáticamente las publicaciones de portales y páginas específicos, y todos terminaban bebiendo de la misma fuente.

Esto me hizo pensar en la relación que tenemos con internet. En la mayoría de casos es un contenido pasivo. Sólo consumimos lo que nos va cayendo en los ojos, tal y como si fuera una televisión. Luego están los que aportan siguiendo un flujo o unas tendencias. Hacen lo que todos. Y por último están los que suben contenido nuevo.

Si esta relación se fuera sentimental, sería tremendamente injusta. Internet nos daría el oro y el moro y lo más oportuno es que nosotros le correspondiéramos. En un usuario medio la incapacidad de aportar sería entendible, pero en el caso de agencias y estudios es especialmente sangrante.

Si te dedicas a crear ¿Con qué cara te presentas a Internet y le dices que no se te ha ocurrido nada para celebrar vuestro aniversario?

Esto se hace aún más patente cuando ves unas redes sociales plagadas de noticias y contenidos de calidad para luego entrar en el apartado de trabajos de la web de la agencia en cuestión y que se te caigan los palos del sombrajo.

Pero no te preocupes, puedes arreglarlo. Aún estás a tiempo de reservarle una parte del esfuerzo que haces en meter las narices en los contenidos de otros perfiles en crear algo propio y así equilibrar un poco la balanza.

Si os apetece leer el artículo podéis hacerlo en este enlace o entrando en el blog de Colectivo Miga.

Una madre en cada agencia – Colectivo Miga

Una madre en cada agencia – Colectivo Miga

Colectivo Miga Redacción

En septiembre de 2015 tuve la idea de incluir en el blog de Colectivo Miga algún relato corto tomando como referencia el mundo de la publicidad, el marketing y la comunicación. La cosa no cuajó demasiado porque el trabajo apremiaba y parecía que tenían más calado los artículos de opinión. A día de hoy me apetece recuperar un poco de aquello y os traigo el primero de los relatos que se publicaron: Una madre en cada agencia.

Esta pequeña historia está inspirada en todo aquel boom de la condescendencia motivacional de empresas como Mr. Wonderful, y que se convirtieron en una auténtica peste en el mundo de la publicidad. Todas las campañas pretendían lanzar consejos sobre cómo vivir la vida de una manera más positiva y amable.

En cierto momento recuerdo pensar que en realidad eran unos consejos de mierda planteados por perdedores como yo y que , puestos a recibir consejos, más valiera que fueran de personas con un bagaje vital más amplio o con una vinculación emocional con tu persona. En resumidas cuentas, que si no vienen de tus abuelos, padres, profesionales con experiencia o amigos que te quieran bien, te puedes meter los consejitos de chcichinabo por le culo.

Sin más os dejo este enlace  al blog de Colectivo Miga para que podáis leer mi breve relato que deja entrever que, si esta fuera la tendencia, todas las agencias deberían meter en nómina a una madre cualificada. Espero que os guste.

Lo que lo está petando – Colectivo Miga

Lo que lo está petando – Colectivo Miga

Colectivo Miga Opinión

En 2015 publiqué un artículo en el blog de Colectivo Miga como resultado de tener que soportar el enésimo spot de “un señor rapeando”. Pensé que en algún momento la agencia se debió encontrar con un cliente que les diría “¿Sabéis lo que lo está petando? El rap”.

Y es que en los albores de la publicidad un cliente pensó “¿quién va a saber qué es lo mejor para mi marca que yo mismo?“. Y ese fue el momento en el que los publicistas pasaron de ser expertos a ser meros operadores.

Puede que el caso más palpable se de cuando ese mismo cliente hoy en día cree estar más informado sobre tendencias que todo un equipo de profesionales expertos. El poder del comentario de un sobrino, un meme vía whatsapp o simplemente los gustos personales del cliente, son irrebatibles. Cuando un cliente dice “¿Sabéis lo que lo está petando…?” echaros a temblar.

Hoy podemos ver tremendas aberraciones en todos los medios en bajo el grito “es mi marca y me la follo cuando quiero”. De aquellos polvos vienen estos lodos, y es que los clientes se ven capacitados para tirar una campaña bien estructurada al suelo sin demasiados motivos de peso.

La formación de los profesionales, los estudios de mercado, la investigación sobre tendencias… Eso para el cliente no son argumentos válidos cuando decide que el rumbo de la campaña lo elige él.

¿Y qué le vamos a hacer? El cliente paga por un asesoramiento y un trabajo profesional, más tarde impide que los asesores y que hagas un trabajo profesional, pero él insiste en seguir pagando sólo si haces lo que él te diga.

Llámalo prostitución, darle lo que quiere, salirse con la suya… Por una mera cuestión de supervivencia al final los profesionales ceden y cobran, y el cliente es feliz diciéndole a la gente “ese anuncio lo he hecho yo”.

Podéis leer el artículo en este enlace o entrando en el blog de Colectivo Miga.

Despendientes en Society 6

Society 6 Tienda online

Como ya sabéis cada cierto tiempo adapto algunas de mi ilustraciones a productos que pongo a la venta en mi tienda en Society 6. También destaco un par de ellos en mi propia tienda online.

En esta ocasión la ilustración que he elegido para los nuevos productos es la que usé para dar el pistoletazo de salida a las reseñas de los libros, cómics, películas, discos y demás para vaciar mi lista de pendientes. Es lo que denomino Despendientes y que cada mes se asoma a mi blog para dar constancia de lo que he disfrutado durante esos 30 días.

La ilustración refleja una mesilla de noche con sobrepeso cultural y a punto de sucumbir víctima de una avalancha. Me ha gustado especialmente por la textura de los libros y por la combinación de colores.

Ya podéis verla reflejada en artículos de todo tipo. Desde prints hasta leggings. Entra en mi tienda de Society 6 para echar un vistazo si te gusta la ilustración. También he destacado la tote bag y la mochila para que formen parte de los productos de la tienda online que podéis encontrar en esta misma página.

Necesito vuestro dinero para comprar más libros que no leeré, juegos a los que nunca jugaré y discos que no puedo reproducir porque hace tiempo que se me estropeó el lector. Dinero para continuar con la sección de Despendientes y así cerrar el círculo.