Society 6 – Acabo de llegar

Society 6 – Acabo de llegar

Society 6 Tienda online

La inauguración de la nueva tienda online de elotrosamu.com ha sido sólo el pistoletazo de salida para toda una nueva línea de trabajo y buena parte de la culpa también es de mi nueva cuenta en Society 6.

Por si no lo conocéis, Society 6 es una web en la que subes una imagen que hayas elaborado y te ofrece la posibilidad de crear y comercializar una enorme variedad de productos con ella. Desde las evidentes láminas (Art Prints) o lienzos montados en un bastidor hasta felpudos, mochilas o papel de regalo.

Evidentemente del precio de venta el autor de la obra gana una puta miseria, pero también tiene sus ventajas. No corres con los gastos de envío, con el infierno del almacenamiento o con los costes de una producción que no sabes si vas a poder colocar o no. En Society 6 los productos tienen un stock ilimitado (a menos que especifiques que no quieres que sea así).

Cosas malas: los gastos de envío son caros comparados con un envío ordinario, pero no comparados con un servicio de mensajería (que en esencia es de lo que se trata). Los precios son bastante altos, pero no hay semana que no haya promociones locas para ahorrarte los gastos de envío o un porcentaje bien alto del precio del producto. En este caso intentaré que os enteréis por redes sociales. Está toda todita en inglés, pero es una buena oportunidad de usar tu nivel medio-alto de inglés y de saber que puedes pasar los precios de dólares a euros sólo buscándolos en Google.

Muy bien Samu ¿pero para qué coño vas a utilizar esta web?” Buena pregunta, voz en mi cabeza. Verás, mi idea es crear productos compatibles con piezas que haya creado o vaya creando y poder arrancarle a la gente algún eurillo que otro. Por ahora podréis encontrar productos creados a partir de la pieza TO EL TINTERO ENTERO, pero pronto subiré más material e incluso preguntaré a través de las redes pro vuestras preferencias.

¿Sólo para eso?” No, y recuérdame utilizar un punzón bien afilado para sacarte de ahí. Mi intención es crear proyectos exclusivos para esta plataforma y sus productos, y separar claramente la ediciones limitadas y artículos exclusivos y los creados en Society 6. Los primeros estarán en la tienda online dentro de mi página y los segundos estarán representados en la tienda con unos producto significativos y que al pulsar os llevará a toda la gama disponible. Así que no os asustéis cuando paséis de una a otra.

Así no tendréis que pagar en un lado y pedir en otro. Todo estará atado y bien atado. Tan sólo tendréis que preocuparos de darme todo vuestro dinero.

Sexcétera

Sexcétera

Pinterest Proyectos Spotify

Creo que jamás he tocado tan abiertamente el tema del sexo en mis. En cierta parte por pudor y por otro lado por temor a una censura en redes. Pero a estas alturas creo que no me queda apenas vergüenza y no temo a la censura de los medios o del público porque no tengo demasiado que perder.

Falocentrismo ha sido el inicio de una apertura en este aspecto y en el proceso de dar a luz esta pieza se han ido abriendo otras ventanas que que podéis visitar ahora.

EROSIÓN es mi primer tablero de Pinterest de contenido erótico. Ilustraciones y fotografías sugerentes o explícitas que voy encontrando esencialmente en otros tableros. Imágenes que hacen que se me acelere el pulso.

Sexcétera - Erosión
EL ACTO IMPURO nace como la playlist de Spotify que nunca me planteé hacer. Me ha sorprendido muchísimo la cantidad de gente que pone música para follar. No para seducir o sugerir, para reproducir durante el sexo. Personalmente no es algo que me guste, pero me planteé qué canciones serían las más propicias en el caso de que fuera una práctica habitual en mi.

Sexcétera - El acto impuro
PAREIPOLIAS es una broma de doble filo con forma de tablero de Pinterest. Al igual que subconscientemente tendemos a ver caras en elementos no humanos (pareidolias), también tendemos a ver elementos sexuales. En este tablero en encontrar pollas escondidas en cualquier imagen o elemento.

Sexcétera - Pareipolias
Estos son los primeros proyectos relacionados al sexo, pero estoy seguro de que no serán los últimos. Visitarlos o interactuar con ellos es lo más cerca que estaréis de follar conmigo. O no 😉

Esto no es un punto y aparte en el guarrichero, sino el principio de un largo sexcétera.

Falocentrismo

Ilustración Proyectos

He perdido el número de veces que me he encontrado con gente que percibe el mundo como un glosario de sitios donde encajar su polla. Son esas personas que llevan la cuenta del número de “perras” que se han follado, que se miden regularmente el pito por miedo a ser “menos hombres”, que han pisado más de una vez por iniciativa propia un puticlub y que están obsesionados con tachar a cualquier precio líneas en su lista “triunfos sexuales”.

Comentarios como “tengo la espinita clavada de que aún no me he tirado a una china” son los que me llevaron a plantearme hacer esta ilustración: Falocentrismo. El universo girando entorno a la chorra de estos personajes. Toda una humanidad concebida para satisfacer sus necesidades sexuales y convertirse en una fuente de anécdotas zafias para compartir entre los miembros de su selecto club de simplones.

También he perdido el número de veces en las que he sentido el vértigo de no estar tan lejos de ser como ellos. Sin darte cuenta resulta que son tus hermanos, tus amigos, tus compañeros de trabajo… Gente a la que quieres y por la que muchas veces darías tu vida. Personas caucásicas, con cultura, edad, educación, oportunidades y medios suficientes como para no tener que comportarse así.

Esta es mi visión de ellos desde el miedo y la repugnancia. Desde la cotidianidad y la derrota.

Falocentrismo - full LR

 

Camisetas 1000×0001

Proyectos Redacción Tienda online

Ya os he hablado de mi reflexión sobre el poder de síntesis de las palabras frente a las imágenes. Pues bien, a partir de esta premisa comencé a trabajar en una pieza que asentara este concepto y concluí en hacerlo con camisetas. Hay muchas de ellas que se han convertido en iconos culturales aunque las imágenes que se ven en ellas pertenezcan a otros soportes.

Todos hemos pillado ofertas de camisetas míticas en Tipo o Discoplay (sí, aún existen), las hemos comprado de dudosa factura en mercadillos (las que mostraban el logo de Metálica con su tilde y su ele) o vuelto a adquirirlas cuando algún gigante textil ha vuelto a ponerlas de moda (a rebufo de los millennials).

Ellas representan ya parte de la historia de la humanidad, traen recuerdos a nuestras cabezas y transmiten valores personales. Pero por encima de todo son imágenes icónicas reconocibles por todos, y se pueden transmitir fácilmente con un puñado de palabras por muy complejas gráficamente que puedan ser.

Tan sólo con leer esas palabras visualizaréis a la perfección cada trazo que componía esa imagen, esa ilustración o ese logo, e incluso os traerán los mismos recuerdos y sensaciones. Como la bronca que te echó tu padre cuando vio en aquella camiseta la primera quemadura de cigarro, lo bien que le sentaba a aquella chavala con la que posiblemente tuviste el mejor sexo de tu puta vida o el trauma que supuso que tu madre la hiciera desparecer el día que le cortaste las mangas para estar “tan fresquito como tus colegas”.

Me documenté en profundidad hablando con mucha gente y hojeando viejos catálogos. Hice un test con 32 camisetas y decidí hacer un par de ellas reales: La cara del Che Guevara y El escudo de Los Ramones ¡A ver quién no conoce estas putas camisetas! Si cuando tú llegaste ellas ya estaban aquí.

Vosotros, vuestros padres, vuestros hijos y vuestros amigos de Erasmus sabrán qué camiseta es en cuanto la vean porque ya las habéis tenido, las habéis visto o muy posiblemente habréis sido concebidos sobre ellas.

Esta es mi colección de camisetas 1000×0001 (mil imágenes por una palabra).Todas llevan una etiqueta hecha a mano con su numeración (es una serie limitada de 25 camisetas de cada modelo para chico y chica) y están producidas impecablemente por La Vinileta. Están disponibles desde ya en mi tienda online y os las puedo enviar a vuestra celda o entregar en mano si os atrevéis a venir a mi feudo. Si pasáis mediar a través de la tienda podéis contactar conmigo a través de correo, redes sociales o teléfono. Incluiré un par de datallitos personales en los primeros pedidos. Así que ya mismo estáis perdiendo el culo y dándome ese dinero que no sabíais en qué invertir.

Espero que te guste lo que ves y te pilles alguna. Siempre le puedes soltar el rollo de el poder de síntesis de la palabra si vas a ligar con la camiseta puesta. Es posible que folles más a partir de ese momento, pero seguramente no será gracias a la camiseta.

Una palabra vale más que mil imágenes

Una palabra vale más que mil imágenes

Opinión Proyectos Redacción

Vamos a desengañarnos. Una imagen vale más que mil palabras, pero sólo en ciertos casos.

Dejemos de loar a la imagen en detrimento de la palabra. Estamos en al era de la inmediatez y nos han educado para que el estímulo visual sea esencial para percibir sin volvernos locos toda la información que nos bombardea en el día a día. Pero pese al poder que tiene la imagen, estoy seguro que jamas ha habido tanta gente leyendo contenidos.

Por supuesto estos contenidos escritos no son de una calidad literaria reseñable. Una conversación de Whatsapp, un estado de Facebook o las características de un producto en una tienda online no son dignas de recibir un Premio Nobel de Literatura. Pero es que tampoco todas las imágenes que nos llegan a lo largo del día son dignas de ser expuestas en el Museo del Prado.

Ni la foto de la sobrina de tu compañera de trabajo vestida de flamenca que tiene puesto de fondo de pantalla en el ordenador de la oficina, ni el meme del negro extraordinariamente dotado que ha pasado tu cuñado al grupo de la familia, ni los logotipos infumables de empresas de dudosa calidad que ves cuando pasas en coche por el polígono industrial, harán que caigas fulminado al suelo a causa de un Síndrome de Stendhal.

Profesionalmente y personalmente trabajo generando o seleccionando entre diferentes procesos para conseguir destacar una imagen por encima del ruido visual, y puedo aseguraros que muchísimas ocasiones la fascinación por la imagen suele ser un trayecto de ida y vuelta.

He hablado con profesionales y creadores de contenido visual, y coincidimos que la pasión que se generó en nosotros cuando descubrimos el mundo audiovisual, la pintura o el cómic (y que hace que dejemos a un lado una narrativa tradicional) pasa a vivirse de otra manera con el tiempo.

Al igual el amor de largo recorrido no puede quedarse para siempre en ese primer estadio de furor y hormonas, la pasión por la imagen rara vez se queda en ese estado de fascinación y experimentación inicial. Con el tiempo y la experiencia se va relajando hasta convivir con otras maneras de expresión. Sólo llegados a este punto podemos observar el poder real de un grupo de palabras.

No es raro ver que creadores de imágenes como fotógrafos, dibujantes o cineastas llegado un momento se ponen a escribir un relato, un poema, un guión o una novela. Y en parte es porque la palabra es un recurso mucho más sencillo y accesible a la hora de transmitir una idea que si lo abordáramos por otras vías. Si optamos por esos otros caminos posiblemente habría que aprender una técnica, pagar unos medios o desplazarse a unos lugares quedan lejos del alcance de algunos creadores ya sea por dinero, tiempo o esfuerzo. Muchos de ellos han cambiado de oficio y se han transformado en novelistas, poetas o autores narrativa gráfica o infantil.

Personalmente me di cuenta repasando cuadernos antiguos. Me fijé que los primeros estaban llenos de dibujos, esquemas o recortes, y poco a poco esos espacios eran ocupados por anotaciones, listas o pequeños párrafos.

Ampliando ese enforque me fijé en mis intereses profesionales, que en un principio se centraban en la ilustración, el diseño, la fotografía o la narrativa audiovisual y que poco a poco han ido volcándose más en la redacción o el naming.

Esto no quiere decir que no me guste la imagen, pero digamos que he aprendido a amarla de otra manera. Ya no me apetece meterme entre sus piernas a la primera de cambio, sino compartir con ella momentos brillantes de auténtica complicidad y compenetración… y de vez en cuando tener sexo duro y sucio con ella, claro.

Esta reflexión puede que os parezca una chorrada pero, para alguien que pasa tanto tiempo trabajando con imágenes y palabras, es como cuando vuestra pareja os dice “cariño, tenemos que hablar”. Efectivamente amigos, yo también estoy tan emocionado como acojonado. Pero os aseguro que veréis algo de revuelo en mis miserias al hilo de este razonamiento.