Despendientes – Octubre 2019

Despendientes – Octubre 2019

Despendientes

SERIES

GLOW 1T (NETFLIX): Muy pocas veces me fío por las recomendaciones masivas, y cuando se estrenó Glow no había nadie que no me implorara que la viera. Ahora, con un par de temporadas de calma, he abordado la primera y tengo que aceptar que esta vez la masa gana. La serie es interesante, estéticamente atractiva, los personajes los profundos, la ambientación acorde, la selección musical acertada… no tengo un pero para esta primera temporada. Me deja tan buen sabor de boca que no me apetece ver por qué la gente se ha desencantado tan pronto.

BIG MOUTH 3T (NETFLIX): Esta serie se desinfla, pero no decepciona. Pese a abordar un tema tan turbio como la sexualidad en la adolescencia ha superado unas temporadas con momentos muy brillantes y esta última no ha sido la excepción. Me parece acojonante el episodio de la bisexualidad. Aborda tantos aspectos que echas en falta más presencia del argumento en la trama general, y creo que ese es el problema. Los personajes tenían poca trayectoria y al intentar estirar el chicle emponzoñan todo. Una pena, pero espero que haya otra temporada en el horno. Ojalá le den la vuelta a la tortilla. Eso sí, que por Dios jamás cambien la música del opening.

THE ANCIENT MAGIC BRIDE 1T (NETFLIX): ¿Por qué ves anime Samu? porque me apetece dar un paso más allá en argumentos de series que buscan el cliffhanger y el feedback en redes. Quiero explorar argumentos que parten de cero y no de una tendencia o un clamor generalizado ¿Lo he conseguido? con esta serie te aseguro que no. Tenía muy buena pinta por el perfil de los personajes y el diseño. Parecía algo más adulta y menos edulcorada de lo que es. La cosa se quedó a medio cocer y se tiende al pasteleo, al pastiche mitológico y a los clichés del género. Ni puta gana me queda de ver otra temporada.

PELÍCULAS

LOS JUEGOS DEL HAMBRE: SINSAJO PARTE 1 Y 2 (2014-2015): Cuando empecé a ver la saga me pareció una vuelta de tuerca interesante al battle Royale de Takeshi Kitano. En esta recta final no está esa parte, con lo que se ha terminado convirtiendo en una chorrada sensiblera con tintes políticos. La carga de responsabilidad del personaje principal y sus incesantes miserias no son suficientes como para llevar a cuestas el peso de toda la trama. Al peo, se mascaba desde el principio que la cosa acabaría mal. Para los espectadores, claro.

LEGIÓN (2010): Lo siento. por mucho bombo bíblico y moral que rodee al argumento de esta película, no deja de ser otro Temblores. Puede que Temblores no sea la primera ni la mejor de este tipo de películas, pero es ver a un grupo de desconocidos intentando trabajar en grupo para salir de un lugar aislado de todos y con un peligro incesante, y venirme Temblores a la puta cabeza. La película en sí es un cartón: no nutre, pero se puede masticar, tragar y cagar. No aporta nada nuevo o especial al género, y lo peor es que pretende ser el inicio de una saga. Pues me temo que va a ser que no, porque apesta a fracaso en taquilla desde el primer minuto.

EL SICARIO DE DIOS (2011): Lo habéis adivinado. Me he hecho una micro-sesión de cine mierdero de acción pseudo-cristiana protagonizada por el pansequito de Paul Bettany. De verdad que le veo menos fondo que a una latita de anchoas a este actor. Sería un Murphy de puta madre para un remake de Robocop, o algún otro androide con la expresividad de una piedra pomez, pero desde luego en papeles de ser humano no da la talla. Estamos ante otro inicio de saga que huele a decepción desde kilómetros a la redonda ¡Cuánto daño hizo Matrix con las putas trilogías! Basta ya. Si no puedes hacer una película decente en dos horas y resolver, dale una vueltecita al guión. Lo más destacable es la animación que nos pone en situación al principio de la película. No es para tirar cohetes, pero aún así el resto es todo cuesta abajo.

DOCUMENTALES

FOLLOW ME: SÍGUEME (2017): Mira que hay chicha en el tema de redes sociales como para hacer un documental que te revuelva las putas tripas. Pues no. nos quedamos en algo muy taimado y buenrollista al hablar sobre influencers y el uso de marcas y de redes sociales a nivel mundial. Espero de un documental que me escupa a la cara datos que me hagan reflexionar, no hora y pico de alguien haciendo el payaso para que le quede un trailer graciosete y la gente pique. Lo que más me ha gustado es que se plantea desde la perspectiva de los países de oriente medio en vez de occidentalizar todo este fenómeno por defecto.

DISCOS

IN THE COURT OF THE CRIMSON KING – KING CRIMSON (1969): Cuatro canciones. Cuatro putas canciones que extienden sus tentáculos a lo largo de décadas y décadas. Me gustaría hacer más este ejercicio de escuchar activamente un disco clásico que haya pasado por alto. Este en concreto lo seleccioné por su emblemática portada, pero no me extraña que su fama vaya más allá de la mera estética. Escuchándolo he encontrado influencias en las melodías y en las estructuras en el brit pop y en el rock de los 90s. Posiblemente los géneros que más me han marcado personalmente. La última vez que me pasó eso fue con el Ziggy Stardust de David Bowie. No creo que me vuelva un fan absoluto de King Crimson a estas alturas, pero acepto de buena gana que se tenga a este disco en tan alta estima. El virtuosismo no choca con cierta facilidad para recordar reefs y frases y que te llevan a esa búsqueda del hit memorable tan típica del pop.

 

Muy pronto: Despendientes

Muy pronto: Despendientes

Proyectos

Dios creó el universo… y después echó un vistazo al montón de asuntos acumulados que aún le quedaban por resolver. El ser humano, a imagen y semejanza de nuestro creador, tendemos a apilar miserias y glorias para irlas resolviendo poco a poco. Aunque os parezca increíble a mi también me pasa (¡pero qué dice!). Por eso nace Despendientes.

Ya sea por vagancia, por falta de tiempo o simplemente porque no me veo capaz de enfrentarme a ello, tengo muchísimas listas de películas, libros, juegos, novelas, discos, fanzines, etc. por leer. Despendientes será una publicación mensual en este blog para obligarme al menos a enfrentarme a ese temido montón y compartirlo con vosotros.

Abordaré más o menos un título a la semana y, como si se tratara de una película de Bruce Lee, iré acabando con este ejército del lastre cultural uno a uno con toda mi furia y alguna que otra cabezada.

Los más afortunados pasarán a engrosar las baldas de mi estantería Billy, y los que no a formar parte de la legión de trastos que intentaré colocar a través de Wallapop. Así es la naturaleza, la vida y el bolsillo de un pobretón. Si algún día mi pila de libros y demás trastos se agotara pediré a algún amigo que me deje material pendiente o me dedicaré a darle lustre al carnet de la biblioteca municipal.

No será un catálogo de novedades porque mi lista de pendientes se remonta a mi época de instituto. No esperéis tampoco que esto se aun ejercicio de crítica seria. Haré una reseña personal y cortita sobre cada uno. Si se plantea un debate o se os ocurre alguna recomendación, no os cortéis. Internet está para eso (y para lo del porno).