El doblaje del barato el doble de caro – Colectivo Miga

El doblaje del barato el doble de caro – Colectivo Miga

Colectivo Miga Opinión

En 2015 observé estupefacto cómo la calidad del doblaje de los anuncios que veía en televisión caía en picado. Los actores de doblaje y locutores que ponían su versión a los anuncios foráneos no eran los habituales, eran abominables.

Aquellos acentos extraños me empujaron a escribir un artículo en el blog de Colectivo Miga  e intentar razonar por qué de repente los anuncios eran locutados por personas que posiblemente no han pisado España o cualquier país hispanoparlante en su vida.

El motivo estaba claro: la rentabilidad ¿Por qué si no una agencia de viajes o un proveedor de servicios online iba a permitir que su consumidores potenciales sufrieran semejante alejamiento a la ora de recibir el mensaje de aquellos anuncios? El racaneo en la locución llevaba inequívocamente a una situación ridícula y yerma, lejos de la intención inicial de intentar colocarles sus productos.

Finalmente recordaba épocas gloriosas en la locución de anuncios de televisión y radio. Por aquel entonces las grandes voces del cine y del teatro prestaban sus servicios a la publicidad (caché mediante), pero ahora prefieren ahorrarse la partida y que Loquendo campe a sus anchas.

Si estás interesado en ller el artículo completo puedes encontrarlo en el blog de la web Colectivo Miga o en este enlace.

Con lo que yo era… – Colectivo Miga

Con lo que yo era… – Colectivo Miga

Colectivo Miga Opinión

A principios de 2016 publiqué en el blog de Colectivo Miga un amargo artículo sobre la degradación progresiva del oficio de publicista. Su título fue “Con lo que yo era…”.

Y digo amargo no porque la situación actual sea cruda, sino por mi visión personal. Me acerqué a esta profesión porque sentía auténtica pasión por ella, y a lo largo de los años descubrí que yo había llegado en el peor momento posible. Las agencias iban desapareciendo, los rangos salariales bajando, el trato con el cliente cada vez era peor y más distante, y vivíamos un auténtico cataclismo en el sector por culpa de una crisis económica seguida de un tremendo cambio en los medios tradicionales.

A lo largo del artículo reviso la visión romántica que se tenía de los publicista en los 60s. Es increíble el punto en el que se ha llegado ahora en todos los ámbitos para el profesional de la publicidad. Pero no sólo hablamos de un cambio en la imagen que se  transmitía con respecto a la actual, sino que también sucede lo mismo en lo que se refiera a rangos salariales. En éste artículo hago un sencillo test para demostrar empíricamente a qué hemos sido relegados.

Si yo hubiera sabido cómo iba a ser el entorno profesional en el que me iba a meter, hubiera reculado en su día y  hubiera optado por hacer de mi trabajo algo más mecánico y donde hubiera menos implicación personal, para no sentirme menospreciado cada día de mi existencia.

Si queréis saber de lo que hablo podéis leer el artículo completo en el blog de la web Colectivo Miga o en este enlace.