Domestika – “Pattern Design analógico y digital” – Here they come

Domestika – “Pattern Design analógico y digital” – Here they come

Domestika Ilustración Proyectos

En más de una ocasión me he visto diseñando un patrón para un packaging o para cualquier campaña de publicidad y, aunque era complicado colárselo a un cliente, disfrutaba muchísimo haciéndolos. Por eso decidí realizar el curso “Pattern design analógico y digital” de Juan Díaz-Faes en Domestika, y estoy contentísimo con el resultado. Tanto por los conocimientos adquiridos como por el resultado y realización de las diferentes prácticas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La primera de ellas fue diseñar un pattern cuadrado en Adobe Illustrator para usar como fondo en Whatsapp. El punto de partida eran emojis, así que les di una vuelta y pensé en cómo serían los emojis hoy en día si se hubieran basado en las pintadas que podías ver por las paredes en los 80s y 90s, cuando yo era un mozo. La esvástica-fail, el 6 y el 4, la berenjena polla, el melocotón culo, la botella rota, la empanadilla, el paquete de tabaco, la botella rota, el emoji de cicatriz… Una buena mezcla. primero las hice en papel y más tarde las digitalicé y volvía  trazar con vectores.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En la segunda de las prácticas subimos un poco más el listón y usamos el pattern hexagonal. como base se planteó usar un logo, pero hacía poco que había publicado la entrada de “Se lo debes a Internet” para Colectivo Miga y quise usar la taza de infusión y así jugar con los posavasos para simular la ingravidez.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El la tercera de las prácticas debíamos diseñar las guardas para un libro con un patrón cuadrado en Photoshop sencillo. Como siempre tengo a mano mi libro de grabados de Goya, decidí hacer unas para un libro sobre el mismo tema. Tomé como base “El sueño de la razón produce monstruos” y usé algunos de los elementos que aparecían en él para construir la trama. Usé un pincel de Crayon que hice expresamente para proyectos infantiles y que le da a esos trazos tan fríos algo de textura. El pattern resultante resultó más geométrico de lo que me planteé en un principio, pero quedé muy satisfecho.

Cuando ya estaba cómodo con la metodología la cosa do un vuelco y tocó hacer un pattern analógico. Como punto de partida Juan hizo un cavado de sellos muy sencillo para estampar en un cojín, pero yo no estaba dispuesto a gastarme pasta en ese material. Así que me tocó solventarlo tirando de reciclaje e imaginación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Primero hice un diseño sencillo de patrón con cuatro “iconos” de utensilios de cocina que más tarde iría rotando para conseguir que la trama no fuera especialmente monótona. Después pillé un trozo de goma eva amarilla que teníamos por casa de la elaboración de algún disfraz escolar de Fermín. Recorté las piezas y las pegué más tarde con una pistola de silicona sobre un tapón de agua mineral que rondaba por casa. Dibujé una guía en la parte posterior para controlar el sentido del sello y usé una almohadilla con tinta que rondaba por casa y que compré (o robé) en algún momento para impregnar de tinta el sello y estamparlo sobre un pliego de papel kraft que posiblemente use para forrar las portadas de un recetario.

Con los dedos aún manchados de tinta abordamos con ansia el proyecto final: Un pattern cuadrado complejo en Photoshop. Perpetré este proyecto tomando tres referencias: la primera fueron esas ilustraciones de pueblecitos y ciudades con una línea sencilla y que muchos hemos hecho en el colegio en clase de plástica, en segundo lugar las películas y series de monstruos titánicos que vienen a cargarse el puto planeta a base de pisotones (Godzilla, King Kong, Cazafantasmas, Mazinger Z…) y por último los libros de “¿Dónde está Wally?” de Martin Handford.

Con estas referencias pretendía crear un rapport de una ciudad y en ella perder a todos los monstruos gigantes pero que el espectador se dedicara a encontrarlos mientras pasean la vista por los edificios. Pero para conseguirlo necesitaba seguir diferentes pasos.

El primero es crear el rapport de la ciudad y separar las hileras de edificios por capas para poder situar luego a los monstruos. Más tarde hacer mi particular versión de los monstruos teniendo en cuenta que todos sean de proporciones parecidas entre sí y con los edificios. Después toca perderlos entre las hileras de edificios para que no se concentren todos en el mismo sitio y finalmente componer los diferentes rapports para generar el pattern completo.

En este caso también era necesario aplicar color, así que usé un bitono rojo y azul en sus matices más cercanos y menos saturados para que no destacaran demasiado unos elementos sobre otros. Así, apliqué sombras en la vegetación y luces en las ventanas (además de en los propios monstruos). También usé un pincel para Adobe Photoshop creados por Del Hambre y que estaba de descarga gratuita en Domestika con motivo de su curso. El resultado es una trama homogénea sonde entretenerse un buen rato.

Para complementarlo hice un logotipo en Illustrator con una tipografía acorde al tema y que pone nombre al proyecto “Here they come” (parafraseando a uno de mis grupos favoritos en la adolescencia: Primus) y lo volví a trazar con el pincel en Photoshop. De esta manera tenemos los rapports para crear tramas y texturas, los monstruos aislados y el texto para jugar y componer las diferentes piezas.


A la hora de aplicarlo sobre diferentes productos y soportes, se hace patente que el uso más interesante es el que se hace a una sola tinta, pero los tonos pastel de la versión a color resulta perfecta como estampado infantil.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En definitiva, estoy muy contento de haber hecho este curso y, no sólo haber mejorado en la creación de esta técnica, sino que lo he pasado genial aprendiendo y haciendo los diferentes proyectos. Me pongo la camiseta de Wallapop para decir “100% recomendable”.

Domestika – “Crea un Art toy” – Pedro

Domestika Proyectos

Cuando me propuse dibujar regularmente tiras cómicas para Ojodepez Fanzine, creé en una sesión un documento con ideas loquísimas que me podrían servir como punto de partida para diferentes historias. Con todos los personajes infantiles pensé en elaborar una serie donde interactuaran con relativa normalidad aunque cada uno tuviera una naturaleza totalmente distinta.

Esa serie se acabó llamando Carapeces, y fue una de las más recurrentes de mi trabajo en el fanzine. También su estilo y su manera de elaboración se convirtió en la base de sucesivos pasos en mis trabajos.

Hará un par de años encontré de oferta el curso de Charuca Vargas en Domestika sobre elaboración de artoys y me lo vi de un tirón. Lo malo es que no me apetecía crear un personaje de cero para el proyecto, así que lo abandoné. Hará unos meses revisando material antiguo me topé de nuevo con los bocetos que elaboré para Carapeces. Pensé que convertir a alguno de sus personajes en art toys sería perfecto.

No tuve que dudar mucho qué personaje elegir. ¿Quién no elegiría para un art toy a un personaje basado en un niño disecado por sus propios padres para ocultar su muerte? Pedro tenía que ser el personaje a convertir, pero para ello tenía que revisarlo tridimensionalmente. También ver posibles atractivos como figura y no ceñirme tampoco al diseño original, porque tenía que pasar pro el filtro de las directrices del proyecto en sí.

Hoy os lo presento de nuevo. Este es el proyecto del curso “Crea un Artoy” de Charuca Vargas. Mi reinterpretación de Pedro.

Con un look más vectorial si cabe, un logo nuevo y la posibilidad de cambiar un poco su expresión. Eso sí, conserva todos los rasgos que se ganaron mi corazón: los alfileres sujetando sus facciones, las camisetas con emoticonos de texto para dotarlo de más expresividad, y su carro preparado para ser impulsado por la tortuga del protagonista de la serie.

Ha añadido también la inclinación del cuerpo, que se compensaría haciendo el carro de otro material más pesado o incluyendo una lámina de metal más pesado para darle estabilidad. He querido incluirla para darle más expresividad y un punto creepy en el diseño. Aparte he diseñado un packaging preparado para ser en sí una especie de figura extra, algo que ganaría enteros cuando añadiera otros de los personajes de la serie.

Espero que os guste. me queda mucho que tontear con el mundo del art toy, y pulir mucho los diseños pensando en su formato final. Pero he querido compartir este proyecto con vosotros porque ha supuesto para mi un pequeño ataque de nostalgia del que formáis parte muchos de vosotros.

Podéis bichear un poco más entre mis proyectos de Domestika, e incluso seguirme en esta red. También podéis echar un vistazo a las tiras de Carapeces en la web Ojodepez Fanzine.