Del vino al agua – Colectivo Miga

Del vino al agua – Colectivo Miga

Colectivo Miga Opinión

Con la pandemia de por medio, parece que 2018 fue ayer mismo, pero a lo tonto ya han pasado 4 años y toca revisar los textos de Colectivo Miga. El texto de Del vino al agua tenía algo de profético por aquello de estar redactado aún con la onda expansiva del boom de lo políticamente correcto ¿Pero ha cambiado la publicidad a algo más taimado en este tiempo?

La repuesta es que sí. Incluso la publicidad más agresiva ya no lo es tanto y lo que eran antes pequeños gestos ahora provocan auténticos revuelos mediáticos y en redes sociales para ser escondidos debajo de la alfombra en cuanto se tiene la oportunidad.

La realidad ha cambiado y el mundo es cada vez más consciente de que es más heterogéneo de lo que pensaba y a la vez hay menos gente sola por su singularidad. Puede que esto sea un arma de doble filo, porque nos sentimos más acompañados pero menos únicos.

La publicidad se ha adaptado a los cambios que puede que en parte haya provocado ella misma. Su objetivo es el mismo (vender), pero sus formas se adaptan para vaciar los bolsillos intentando apuntar mejor a grupos cada vez más reducidos, y no hiriendo a nadie por el camino. Antes, para llegar a un púbico no importaba si denigrabas a cualquier otro.

En cualquier caso, la dictadura de lo políticamente correcto no le ha ganado el pulso al todopoderoso capitalismo. La publicidad no se ha purificado por ser más inclusiva, respetuosa y examinada. Se nota que hay profesionales que ya han asimilado las nuevas premisas y siguen lanzando ideas atractivas. han bajado el octanaje para no salpicar y así cubrirse las espaldas.

En definitiva, la publicidad ya no pretende emborracharte hasta que compres sus productos, sino que te agua la cerveza para que sólo tengas el puntito necesario para que abras la cartera.

Si queréis visitar de nuevo el artículo al que hago referencia podéis echarle un vistazo en el blog de Colectivo Miga visitando su web o a través de este enlace.