Tu marca tiene fama – Colectivo Miga

Tu marca tiene fama – Colectivo Miga

Colectivo Miga Opinión

Hay cosas que no cambian en la publicidad. Siempre hay una marca que quiere trincar a un famoso para que lo abandere y que, a rebufo, lo catapulte a la cúspide del sector. En 2015 ya escribí un artículo sobre esta práctica peligrosa para las marcas y que con el tiempo siempre les suele pasar factura a ambas partes.

En el artículo comparo los tipos de relaciones entre marca y famoso con tipos de relaciones sentimentales. Hice esto porque el historial de famosos y el trato que ha tenido con ellos a lo largo de los años puede revertir en la impresión que tenemos de ella. Por sus ex los juzgarás.

Los diferentes tipos de relaciones son: el escarceo, el noviazgo y el matrimonio, pero este último plantea un giro de tuerca de lo más liberal para convertirse en una orgía de famosos.

Si os fusta tirar de nostalgia y ver en qué lodazales se han metido las marcas, os recomiendo que leáis el artículo y no dejéis de visitar los enlaces que fui seleccionado para ilustrar cada una de las categorías. Hay algunas de ellas que son impagables.

Si te animas puedes echarle un vistazo en el blog de Colectivo Miga visitando su web o a través de este enlace. ¿Después de su lectura piensa con qué famoso te gustaría relacionarte si fueras una marca y cómo lo harías? Puede que descubras más cosas de ti de lo que esperabas.

Espectadores sordos, anuncios mudos – Colectivo Miga

Espectadores sordos, anuncios mudos – Colectivo Miga

Colectivo Miga Opinión

Imagínate esforzarte al máximo para sacar adelante una empresa. Darte codazos con la competencia, las subidas y bajadas de las ventas, los problemas de producción, los marrones de distribuirlos efectivamente, los coñazos de la facturación…

Por fin juntas pasta para promocionar en televisión tu producto y cuando terminas y lanzas tu anuncio sólo lo pueden entender los diestros. los zurdos no tienen ni puta idea de lo que está pasando en la pantalla, pero saben que sea lo que sea está asociado con tu marca y que los desprecias por usar su mano izquierda principalmente.

Un 12% de la humanidad no tendrá acceso a tu anuncio y encima será el objetivo de sus iras por menospreciarlos. Sería un desperdicio de dinero y un importante paso atrás en tu comunicación.

Pues eso es lo que ocurre con las personas con disfunción auditiva cuando ven cualquier anuncio en televisión. Cuando llega la ora de enfrentarse a ellos no hay subtítulos que los apoyen. Sólo hay un renglón congelado de la última línea de diálogo que se pronunció antes de que empezara el bloque de la publicidad. El dinero de un 2,3% de la población del país no te apetece que pase a tus bolsillos.

Al observar esto decidí escribir un artículo en el blog de Colectivo Miga reflexionando al respecto. Al leerlo de nuevo me sitúo en la llegada del TDT, que se vendía on la opción de subtítulos integrada en casi todos sus contenidos, pero que no contaba con la publicidad. Sólo un anuncio de Dixan salvó la honra, y sirvió para demostrar que subtitular tus anuncios es posible y que si el resto no lo hacen es por racanería y por pura discriminación hacia los sordos y sordas de España.

Jamás supe si los anunciantes se pusieron las pilas pero, aún a día de hoy, cuando los anuncios comienzan los subtítulos enmudecen. Puedes encender la televisión ahora mismo y comprobarlo. Si queréis leer el artículo «Espectadores sordos, anuncios mudos» completo en el blog de la web Colectivo Miga o en este enlace.

El doblaje del barato el doble de caro – Colectivo Miga

El doblaje del barato el doble de caro – Colectivo Miga

Colectivo Miga Opinión

En 2015 observé estupefacto cómo la calidad del doblaje de los anuncios que veía en televisión caía en picado. Los actores de doblaje y locutores que ponían su versión a los anuncios foráneos no eran los habituales, eran abominables.

Aquellos acentos extraños me empujaron a escribir un artículo en el blog de Colectivo Miga  e intentar razonar por qué de repente los anuncios eran locutados por personas que posiblemente no han pisado España o cualquier país hispanoparlante en su vida.

El motivo estaba claro: la rentabilidad ¿Por qué si no una agencia de viajes o un proveedor de servicios online iba a permitir que su consumidores potenciales sufrieran semejante alejamiento a la ora de recibir el mensaje de aquellos anuncios? El racaneo en la locución llevaba inequívocamente a una situación ridícula y yerma, lejos de la intención inicial de intentar colocarles sus productos.

Finalmente recordaba épocas gloriosas en la locución de anuncios de televisión y radio. Por aquel entonces las grandes voces del cine y del teatro prestaban sus servicios a la publicidad (caché mediante), pero ahora prefieren ahorrarse la partida y que Loquendo campe a sus anchas.

Si estás interesado en ller el artículo completo puedes encontrarlo en el blog de la web Colectivo Miga o en este enlace.