Despendientes – Septiembre 2020

Despendientes – Septiembre 2020

SERIES

DEVIL MAY CRY 1T (NETFLIX): He perdido la cuenta de cuántas veces he visto esta misma historia. Soy consciente de que existen videojuegos, mangas, más animes… y me da la impresión de que me debo de haber visto algunos de estos últimos. Esto me hace pensar en todos los remakes que existen de obras o personajes concretos y que nos presentan una y otra vez la misma historia ¿Acaso no hay historias nuevas? ¿Quizás pretenden emitir una y otra vez el mismo guión interpretado, animado, dibujado o reproducido de diferentes maneras para que nos sintamos seguros porque sabemos perfectamente qué va a pasar? No tengo ni idea de cuáles son las respuestas a estas preguntas, pero lo que sí es cierto es que en este caso no era en absoluto necesaria una nueva versión de la misma historia empezando desde el principio. En general no me ha parecido nada del otro jueves, y el arte o la animación no destacan. Está claro que es una serie creada para fans que se contentan con que haya más contenido dedicado al título en cuestión (o no). Por mi parte no ha sido emocionante ni especialmente relevante.

AGGRETSUKO 3T (NETFLIX): A estas alturas de la serie uno piensa que todo el pescado está vendido. Pero, como ya me pasó con Bojack Horseman, me veo de nuevo sorprendido de cómo el guión va un paso más allá. Se me ha olvidado ya que estoy viendo un personaje monísimo que berrea para desahogarse por las miserias que le pasan. Estoy ante un retrato de una persona de mediana edad encerrada en una sociedad claustrofóbica y que busca su lugar y su voz. El giro hacia convertirse en una idol, los problemas de la viabilidad en redes, la tensión por decidir si dedicarse a sus pasiones y abandonar su trabajo… Son las señas de un guión que no se amilana al situarse frente a una producción de animación bastante básica y con una proyección como producto de marketing más que como una narración de peso. Creo que esta serie gana enteros a cada temporada y espero ver pronto más capítulos.

BTOOOM! 1T (NETFLIX): La serie me ha gustado pese a ser una mezcla de Battle Royale y de series como Sword art Online. El tema de que se trate de una versión real de un videojuego pasa a un segundo plano cuando en realidad se trata de una empresa que se quiere deshacer de personas prescindibles en su entorno. Muy parecido a los peores alumnos en Battle Royale, pero con más variedad si cabe. La animación me ha parecido brutal, y la complejidad del personaje protagonista femenino me parece sobresaliente. Lo que me gusta es que no omite una parte esencial y es que los dos personajes protagonistas están calientes como una patada en la oreja y tiene un miedo tremendo al sexo. Esa sensación tan de adolescencia que no se suele tratar en historias con personajes parecidos. Esa incertidumbre de verte empujado a un abismo.

PREACHER 1T (AMAZON PRIME VIDEO): Hay dos pilares en los que se sustentan esta serie: la ambientación y los personajes. La ambientación es esa Norteamérica profunda y paleta en la que el culto al rifle, la iglesia y las barbacoas están en el mismo nivel. A mi personalmente me parece deliciosa. Los secretos a voces, las perversiones, los caciques locales, la ley no escrita… Todo esto no hace más que potenciar esa atmósfera viciada y putrefacta en la que se desarrolla la historia. El otro pilar son los personajes, que no encajan del todo en ningún cliché de los que ya tenemos más que manidos. Un predicador que ha sido un ladrón y asesino, un personaje con superpoderes que no es un superhéroe, una asesina que no es tan fría, un vampiro que no está atormentado y que está abierto a confraternizar con humanos, ángeles que sin a la vez insignificantes, tiernos y casi robóticos, un empresario que podría pasar por el mismísimo diablo pero que sólo proyecta un sufrimiento de lo más humano. Una combinación perfecta mente incómoda que hace que te enganches e lo que te pongan por delante ¿Y qué es lo que te ponen por delante? Pues algo tan terriblemente metafísico como la existencia de Dios y la naturaleza del ser humano. Acojonante. No Sabría decir si ha sido una buena adaptación del cómic original de Garth Ennis y Steve Dillon porque no he tenido el placer de leerlos. Tan sólo me ceñiré a que como serie es un pepinazo y a que espero que la segunda temporada esté a la altura.

PELÍCULAS

VENOM (2018): Suelo dejar pasar el tiempo tras el eco de su estreno para que las críticas de las películas o las series no influyan a la hora de verlas, pero el recuerdo de que todo el mundo decía que esta película es mala estaba grabado en mi cerebro. Y os voy a decir una cosa: efectivamente es malísima, pero no mucho peor que otras producciones basadas en cómics muy parecidos y a las que se las ha elevado a los altares. Cuando se aborda una película de un personaje tan popular y carismático la premisa es clara: respetar el original en la medida de lo posible. Eso es lo que no pasa en Venom y que tampoco pasaba en el primer Spiderman de Sony. Creo que, sinceramente, se las sopla Marvel y los comics originales. Saben a ciencia cierta que los fans de los tebeos irán de cabeza a verla aunque luego salgan echando pestes. El dinero ya estará cobrado. En Venom hay muchos cabos sueltos. No se le pone en relación con Spiderman, así que que se parezca no se explica. Que los personajes tengan que ver con Peter Parker, pues tampoco ¿por qué coño echa telarañas por las muñecas? Ni idea. Cosas que pasan, supongo ¿No? Quizás lo que más me ha gustado es esperar al final para ver el avance de Spiderman, un nuevo universo, donde SÍ que se respetan los cómics y que deja al universo cinematográfico de Spiderman en putos calzoncillos. Las interpretaciones mediocres. Los efectos especiales espectaculares pero no para tirar cohetes. Venom es esa película que está justo entre las películas de las que me olvidaría inmediatamente y las que recordaría lo justo para jurar no volver a verla.

Despendientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.