Desde lo más profundo de mi bolsillo – Colectivo Miga

Desde lo más profundo de mi bolsillo – Colectivo Miga

Colectivo Miga Opinión

De todos los artículos que escribí para Colectivo Miga, “Desde lo más profundo de mi bolsillo” es el que más rápido escribí por mi profunda repulsa a lo que terminé denominando ilustradores/diseñadores oportunistas.

Son ese tipo de “profesionales” que chequean a diario la última hora de la prensa digital para que, en cuanto surge cualquier desgracia, puedan generar una pieza rápida de dudosa calidad para ilustrar la noticia y que su dibujete o su logo se haga viral y llevarse algo de calderilla al bolsillo. Suelen intentar hacer pasar su mezquindad por solidaridad y su vanidad por empatía, pero no pueden esconderlo cuando vemos que en su creación figura si firma bien grande y legible.

Desde hace unos años estos profesionales están en alza y basta que se muera un personaje célebre, estalle alguna guerra o suceda cualquier desastre natural para que pongan en marcha su máquina de notoriedad. Ver sus piezas me pone enfermo, y me da la impresión de que cada vez más gente siente lo mismo que yo.

Y por si no sabéis a qué tipo de profesionales me refiero, tan sólo echad un vistazo a la galería de ESTA ILUSTRADORA es la feliz protagonista de ESTA NOTICIA

Si queréis leer el artículo que escribí en febrero de 2018, podéis visitar el blog de Colectivo Miga o directamente pinchar en ESTE ENLACE.

6 años de Mendigart – Colectivo Miga

Colectivo Miga Opinión

Hace 6 años apareció un vídeo de Marsical en redes promocionando Mariscal Portraits. En esencia, le mandabas una foto y él la calcaba con photoshop para luego plantar su firma y te mandaba el A4 el jpg a 300ppp por el módico precio de 280€ (ahora han subido a 400€).

Meses antes se había declarado en bancarrota, se había visto obligado a hacer un ere en su estudio y terminó durmiendo en el sofá de casa de sus amigos mientras malvendía sus obras. Después de aquello vimos muchísimos trabajos de Mariscal para grandes marcas nacionales. Muchos lo achacaron a una bajada de precio o de calidad en su obra, pero en cualquier caso pudo salir del bache y recuperarse económicamente para (según él ) pagar “un colegio que esté bien para sus hijos”. Todo fueron polémicas.

Al hilo de todo aquello decidimos plantear una acción en Colectivo Miga partiendo de la idea de Mariscal. Durante un año cualquier persona nos podría hacer llegar una fotografía y un pequeño texto, nosotros las calcaríamos en photoshop y se la mandaríamos en el mismo formato que Mariscal. Pero como no éramos (ni lo somos) Mariscal, decidimos hacerlo por una centésima parte de lo que él cobraba: 2,8€. Eso sí, no serviría para reflotar nuestro estudio ni para pagarle un colegio a nuestros hijos, sino para proporcionales una comida completa al día a niños que no pueden permitírselo y cuyos padres no saben calcar fotos en photoshop (o sí). Así que decidimos colaborar con Educo destinando todo lo recaudado a becas comedor. A esta acción la denominamos MENDIGART.

El resultado fue que realizamos casi 50 retratos a personas maravillosas que quisieron colaborar en esta iniciativa. Gracias a ellos no pudimos igualar el precio de un sólo retrato del autor catalán, pero por lo menos pudimos dar de comer a un chiquillo durante tres meses.

Podéis saber más detalles y ver algunos de los retratos en mi portfolio. También podéis leer ESTE ARTÍCULO que escribimos en 2016 en el que explicamos toda esta acción y echar un ojo al blog de Colectivo Miga para ver cómo transcurrió.

Del vino al agua – Colectivo Miga

Del vino al agua – Colectivo Miga

Colectivo Miga Opinión

Con la pandemia de por medio, parece que 2018 fue ayer mismo, pero a lo tonto ya han pasado 4 años y toca revisar los textos de Colectivo Miga. El texto de Del vino al agua tenía algo de profético por aquello de estar redactado aún con la onda expansiva del boom de lo políticamente correcto ¿Pero ha cambiado la publicidad a algo más taimado en este tiempo?

La repuesta es que sí. Incluso la publicidad más agresiva ya no lo es tanto y lo que eran antes pequeños gestos ahora provocan auténticos revuelos mediáticos y en redes sociales para ser escondidos debajo de la alfombra en cuanto se tiene la oportunidad.

La realidad ha cambiado y el mundo es cada vez más consciente de que es más heterogéneo de lo que pensaba y a la vez hay menos gente sola por su singularidad. Puede que esto sea un arma de doble filo, porque nos sentimos más acompañados pero menos únicos.

La publicidad se ha adaptado a los cambios que puede que en parte haya provocado ella misma. Su objetivo es el mismo (vender), pero sus formas se adaptan para vaciar los bolsillos intentando apuntar mejor a grupos cada vez más reducidos, y no hiriendo a nadie por el camino. Antes, para llegar a un púbico no importaba si denigrabas a cualquier otro.

En cualquier caso, la dictadura de lo políticamente correcto no le ha ganado el pulso al todopoderoso capitalismo. La publicidad no se ha purificado por ser más inclusiva, respetuosa y examinada. Se nota que hay profesionales que ya han asimilado las nuevas premisas y siguen lanzando ideas atractivas. han bajado el octanaje para no salpicar y así cubrirse las espaldas.

En definitiva, la publicidad ya no pretende emborracharte hasta que compres sus productos, sino que te agua la cerveza para que sólo tengas el puntito necesario para que abras la cartera.

Si queréis visitar de nuevo el artículo al que hago referencia podéis echarle un vistazo en el blog de Colectivo Miga visitando su web o a través de este enlace.

Tu marca tiene fama – Colectivo Miga

Tu marca tiene fama – Colectivo Miga

Colectivo Miga Opinión

Hay cosas que no cambian en la publicidad. Siempre hay una marca que quiere trincar a un famoso para que lo abandere y que, a rebufo, lo catapulte a la cúspide del sector. En 2015 ya escribí un artículo sobre esta práctica peligrosa para las marcas y que con el tiempo siempre les suele pasar factura a ambas partes.

En el artículo comparo los tipos de relaciones entre marca y famoso con tipos de relaciones sentimentales. Hice esto porque el historial de famosos y el trato que ha tenido con ellos a lo largo de los años puede revertir en la impresión que tenemos de ella. Por sus ex los juzgarás.

Los diferentes tipos de relaciones son: el escarceo, el noviazgo y el matrimonio, pero este último plantea un giro de tuerca de lo más liberal para convertirse en una orgía de famosos.

Si os fusta tirar de nostalgia y ver en qué lodazales se han metido las marcas, os recomiendo que leáis el artículo y no dejéis de visitar los enlaces que fui seleccionado para ilustrar cada una de las categorías. Hay algunas de ellas que son impagables.

Si te animas puedes echarle un vistazo en el blog de Colectivo Miga visitando su web o a través de este enlace. ¿Después de su lectura piensa con qué famoso te gustaría relacionarte si fueras una marca y cómo lo harías? Puede que descubras más cosas de ti de lo que esperabas.

La punta del látigo – Colectivo Miga

La punta del látigo – Colectivo Miga

Colectivo Miga Opinión

La relación entre cliente (o agencia) y freelance (o trabajador) no es nunca justa. Da igual cuál sea la situación o los términos que partes. Es una relación de dominación y sumisión se mire como se mire, y no quiero decir que eso sea malo. Si se es completamente transparente y sabes cuál es tu papel no debería surgir ningún problema al aceptar esa situación. El problema es cuando te intentan colar que es una relación de igual a igual para que piques y entres en su juego.

¿Qué juego? Pues concretamente el que describo en el artículo que realicé para Colectivo Miga y que publiqué e su blog en enero de 2017. En él asemejo la relación entre ambas partes a la sacudida de un látigo y en la sucesión de acontecimientos desde que estrechas la mano del director de la empresa hasta que el mismo director firma tu finiquito.

Escribí este artículo basándome en mi carrera profesional. Concretamente en dos experiencias de las que aún no me he recuperado. Sigo escuchando cada día el chasquido del látigo y con él la caída de mis ilusiones en el sector de la publicidad.

Si estáis pensando en estudiar publicidad, en ofrecer tus servicios a una agencia o un gran cliente, o si ya formas parte de este mundillo y aún no sabes qué te depara el futuro, lee este artículo. Ya en su día tuvo bastante aceptación porque muchísimos profesionales se sintieron identificados y nos lo comunicaron. Por algo será.

Puedes encontrarlo en el blog de Colectivo Miga  e la web Colectivo Miga o en este enlace y lleva como título La punta del látigo.

Espectadores sordos, anuncios mudos – Colectivo Miga

Espectadores sordos, anuncios mudos – Colectivo Miga

Colectivo Miga Opinión

Imagínate esforzarte al máximo para sacar adelante una empresa. Darte codazos con la competencia, las subidas y bajadas de las ventas, los problemas de producción, los marrones de distribuirlos efectivamente, los coñazos de la facturación…

Por fin juntas pasta para promocionar en televisión tu producto y cuando terminas y lanzas tu anuncio sólo lo pueden entender los diestros. los zurdos no tienen ni puta idea de lo que está pasando en la pantalla, pero saben que sea lo que sea está asociado con tu marca y que los desprecias por usar su mano izquierda principalmente.

Un 12% de la humanidad no tendrá acceso a tu anuncio y encima será el objetivo de sus iras por menospreciarlos. Sería un desperdicio de dinero y un importante paso atrás en tu comunicación.

Pues eso es lo que ocurre con las personas con disfunción auditiva cuando ven cualquier anuncio en televisión. Cuando llega la ora de enfrentarse a ellos no hay subtítulos que los apoyen. Sólo hay un renglón congelado de la última línea de diálogo que se pronunció antes de que empezara el bloque de la publicidad. El dinero de un 2,3% de la población del país no te apetece que pase a tus bolsillos.

Al observar esto decidí escribir un artículo en el blog de Colectivo Miga reflexionando al respecto. Al leerlo de nuevo me sitúo en la llegada del TDT, que se vendía on la opción de subtítulos integrada en casi todos sus contenidos, pero que no contaba con la publicidad. Sólo un anuncio de Dixan salvó la honra, y sirvió para demostrar que subtitular tus anuncios es posible y que si el resto no lo hacen es por racanería y por pura discriminación hacia los sordos y sordas de España.

Jamás supe si los anunciantes se pusieron las pilas pero, aún a día de hoy, cuando los anuncios comienzan los subtítulos enmudecen. Puedes encender la televisión ahora mismo y comprobarlo. Si queréis leer el artículo «Espectadores sordos, anuncios mudos» completo en el blog de la web Colectivo Miga o en este enlace.

El doblaje del barato el doble de caro – Colectivo Miga

El doblaje del barato el doble de caro – Colectivo Miga

Colectivo Miga Opinión

En 2015 observé estupefacto cómo la calidad del doblaje de los anuncios que veía en televisión caía en picado. Los actores de doblaje y locutores que ponían su versión a los anuncios foráneos no eran los habituales, eran abominables.

Aquellos acentos extraños me empujaron a escribir un artículo en el blog de Colectivo Miga  e intentar razonar por qué de repente los anuncios eran locutados por personas que posiblemente no han pisado España o cualquier país hispanoparlante en su vida.

El motivo estaba claro: la rentabilidad ¿Por qué si no una agencia de viajes o un proveedor de servicios online iba a permitir que su consumidores potenciales sufrieran semejante alejamiento a la ora de recibir el mensaje de aquellos anuncios? El racaneo en la locución llevaba inequívocamente a una situación ridícula y yerma, lejos de la intención inicial de intentar colocarles sus productos.

Finalmente recordaba épocas gloriosas en la locución de anuncios de televisión y radio. Por aquel entonces las grandes voces del cine y del teatro prestaban sus servicios a la publicidad (caché mediante), pero ahora prefieren ahorrarse la partida y que Loquendo campe a sus anchas.

Si estás interesado en ller el artículo completo puedes encontrarlo en el blog de la web Colectivo Miga o en este enlace.

Con lo que yo era… – Colectivo Miga

Con lo que yo era… – Colectivo Miga

Colectivo Miga Opinión

A principios de 2016 publiqué en el blog de Colectivo Miga un amargo artículo sobre la degradación progresiva del oficio de publicista. Su título fue «Con lo que yo era…».

Y digo amargo no porque la situación actual sea cruda, sino por mi visión personal. Me acerqué a esta profesión porque sentía auténtica pasión por ella, y a lo largo de los años descubrí que yo había llegado en el peor momento posible. Las agencias iban desapareciendo, los rangos salariales bajando, el trato con el cliente cada vez era peor y más distante, y vivíamos un auténtico cataclismo en el sector por culpa de una crisis económica seguida de un tremendo cambio en los medios tradicionales.

A lo largo del artículo reviso la visión romántica que se tenía de los publicista en los 60s. Es increíble el punto en el que se ha llegado ahora en todos los ámbitos para el profesional de la publicidad. Pero no sólo hablamos de un cambio en la imagen que se  transmitía con respecto a la actual, sino que también sucede lo mismo en lo que se refiera a rangos salariales. En éste artículo hago un sencillo test para demostrar empíricamente a qué hemos sido relegados.

Si yo hubiera sabido cómo iba a ser el entorno profesional en el que me iba a meter, hubiera reculado en su día y  hubiera optado por hacer de mi trabajo algo más mecánico y donde hubiera menos implicación personal, para no sentirme menospreciado cada día de mi existencia.

Si queréis saber de lo que hablo podéis leer el artículo completo en el blog de la web Colectivo Miga o en este enlace.

 

 

Los concursos de mierda crecen como setas – Colectivo Miga

Los concursos de mierda crecen como setas – Colectivo Miga

Colectivo Miga Opinión

En abril de 2017, cansado de encontrarme con cláusulas abusivas, peticiones ridículas y exigencias que rozan en lo delictivo, decidí redactar un artículo en el blog del Colectivo Miga sobre los concursos. Tomé una buena cantidad de bases de concursos públicos y los reuní en un documento para mezclarlos y conseguir una especie de “Manual para el Imperfecto Concurso”.

La sorpresa saltó cuando terminé de redactarlo y resultó que del texto original tan sólo tuve que cambiar un 15%. No os voy a ocultar que me lo pasé genial redactando estas bases, pero cuando te das cuenta de que hace falta tan poco para que un concurso real parezca un chiste, te hierve la puta sangre.

A la vista de los resultados, no es complicado darse cuenta de cuáles son los engranajes que giran para que siempre terminemos viendo la típica noticia de un cartel infumable parta unas fiestas locales fruto de un concurso de mierda pagado con dinero público y que va a parar  (casualmente) a manos de un conocido del alcalde.

Pensaréis que esta manera de actuar es exclusiva de los organismos públicos, pero nada más lejos de la realidad. En la empresa privada es aún peor si cabe. Lo que suele pasar es que ven una buena cantidad de propuestas, luego contactan con los que ofrecen el presupuesto más barato y les piden que reciclen las ideas que más les han gustado. Como veréis, una delicia.

No voy a deciros que todos los concursos sean una mierda. Son un buen recurso para hacerse un portfolio si eres un diseñador/ilustrador/publicista o para acceder a ciertos trabajos y clientes que no te puedes permitir llamando a puerta fría. Pero también os voy a decir que posiblemente sea el recurso más abusivo si eres el convocante. Sólo pagas por lo que quieres y tienes a un montón de gente currando para ti sin tener que darles ni si quiera las gracias.

Si eres una empresa, asociación u organismo público, piénsatelo dos veces. Lo que puede parecerte lo más justo y rentable, puede que sea lo más jodido para los concursantes.

Viendo cómo estaba el panorama, salió un texto bastante majo sobre el tema. Lo pensaba titular el artículo con el nombre del concurso, pero temía que nos llegaran preguntas sobre si era realidad o (peor aún) algún concursante intentando hacerse con el premio. Finalmente lo titulé «Los concursos de mierda crecen como setas», y así nos cubríamos las espaldas.

Podéis leer el artículo completo en este enlace y ver otros en la misma línea en el blog de Colectivo Miga .

Del Bollicao al Tena Lady – Colectivo Miga

Del Bollicao al Tena Lady – Colectivo Miga

Colectivo Miga Opinión

¿Cómo os dais vosotros cuenta de que el tiempo va pasando? Mucha gente en mi entorno lo percibe cuando la ropa que había pasado de moda vuelve a la actualidad, cuando se mueren sus artistas de referencia durante su adolescencia o cuando tienes hijos y vas empujando para que maduren sin darte cuenta que tú mismo estás envejeciendo a la vez.

En mi caso uno de los indicadores es ver cómo actores que han interpretado papeles anuncios como jóvenes pasan a protagonizar otros como adultos.

Ese fue el motivo por el que escribí este artículo en el blog de Colectivo Miga  en marzo de 2017.

Primero quería rendir un sentido homenaje a todos esos actores que se han ganado los garbanzos yendo de casting en casting para protagonizar anuncios de los más variopintos productos y servicios. Indirectamente se han convertido en parte de nuestras vidas y los veamos donde los veamos siempre nos sonarán sus caras de «algo».

En segundo lugar lo escribí para dar un pequeño repaso a mi pequeño Olimpo de actores y actrices de publicidad reseñables en mi vida. Actores con los que eché los dientes y que reconocí como parte de mi familia porque, al fin y al cabo, estaban en el salón de mi casa más tiempo que mi propia familia.

Si sois unos nostálgicos y os apetece leer el artículo «Del Bollicao al Tena Lady» podéis hacerlo en este enlace o entrando en el blog de Colectivo Miga.