Spotify – Italofilia

Spotify – Italofilia

Spotify

Aunque me pese, hay algo en Italia que me hace sentir bien. Siempre me han gustado su gastronomía, su cine, su idioma… y por supuesto su música. Los 80s significaron un boom en España de intérpretes en todos los medios de comunicación, y yo mamé de todo aquello. Me sentí familiarizado desde pequeño con el acento italiano de Torrebruno o de Rafaella Carrá.

Durante muchos años sentí que debía pisar Italia por muchísimos motivos, pero por circunstancias personales la tortilla dio la vuelta. Todo lo italiano me empezó a provocar un rechazo tremendo. No podía tolerar escuchar ni una sola canción en italiano y en mi casa no se comía pasta o pizzas.

El tiempo fue suavizando la situación, y mucha culpa de que las aguas volvieran a su cauce fue reencontrarme con la música italiana. Con Mina, Battiato, Morricone, Moroder… Aunque escuchara música en inglés o en español, terminaba irremediablemente allí. Como no, todos los caminos conducían a Roma.

La culpa de aquello la tienen también tanto el programa Flor de Pasión  o Cuando los elefantes sueñan con la música de Radio 3 como la afición de mis padres por las bandas e intérpretes italianos de los 60s y 70s.

Poco a poco fui tolerando y disfrutando de la cultura de Italia y aquel bache de desamor cultural quedó sólo en una anécdota, y he elaborado una pequeña playlist en Spotify de música italiana que me hace poner los pies en el suelo cuando vuelvo a sentir aquel recuerdo amargo.

Por eso la he llamado Italofilia, porque muy dentro de mí, sé que por mucho que sufra caeré de nuevo rendido ante ella.

Podéis pegarle una escucha pulsando aquí o buscando mi perfil en Spotify.

6 años de Mendigart – Colectivo Miga

Colectivo Miga Opinión

Hace 6 años apareció un vídeo de Marsical en redes promocionando Mariscal Portraits. En esencia, le mandabas una foto y él la calcaba con photoshop para luego plantar su firma y te mandaba el A4 el jpg a 300ppp por el módico precio de 280€ (ahora han subido a 400€).

Meses antes se había declarado en bancarrota, se había visto obligado a hacer un ere en su estudio y terminó durmiendo en el sofá de casa de sus amigos mientras malvendía sus obras. Después de aquello vimos muchísimos trabajos de Mariscal para grandes marcas nacionales. Muchos lo achacaron a una bajada de precio o de calidad en su obra, pero en cualquier caso pudo salir del bache y recuperarse económicamente para (según él ) pagar “un colegio que esté bien para sus hijos”. Todo fueron polémicas.

Al hilo de todo aquello decidimos plantear una acción en Colectivo Miga partiendo de la idea de Mariscal. Durante un año cualquier persona nos podría hacer llegar una fotografía y un pequeño texto, nosotros las calcaríamos en photoshop y se la mandaríamos en el mismo formato que Mariscal. Pero como no éramos (ni lo somos) Mariscal, decidimos hacerlo por una centésima parte de lo que él cobraba: 2,8€. Eso sí, no serviría para reflotar nuestro estudio ni para pagarle un colegio a nuestros hijos, sino para proporcionales una comida completa al día a niños que no pueden permitírselo y cuyos padres no saben calcar fotos en photoshop (o sí). Así que decidimos colaborar con Educo destinando todo lo recaudado a becas comedor. A esta acción la denominamos MENDIGART.

El resultado fue que realizamos casi 50 retratos a personas maravillosas que quisieron colaborar en esta iniciativa. Gracias a ellos no pudimos igualar el precio de un sólo retrato del autor catalán, pero por lo menos pudimos dar de comer a un chiquillo durante tres meses.

Podéis saber más detalles y ver algunos de los retratos en mi portfolio. También podéis leer ESTE ARTÍCULO que escribimos en 2016 en el que explicamos toda esta acción y echar un ojo al blog de Colectivo Miga para ver cómo transcurrió.

Society6 – Hijoputa

Society 6 Tienda online

“Este diseño representa exactamente lo que tú eres: Un cabronazo lleno de dulzura y estilo”. Esas fueron las palabras que mi buen amigo pronunció y que hicieron que este Hijoputa se convirtiera en una de mis piezas más representativas.

La empecé aplicar en muchos soportes, pero resulta que aún no me había convertido en “El otro Samu”. Esa parte más ácida seguía en la retaguardia y sólo salía cuando me sentía en familia. En mi espacio de trabajo y en mis expresiones públicas no dejaba que ese humor jodidamente retorcido asomara el morro.

Más tarde comencé a trabajar en tiras para Ojodepez Fanzine, y decidí que ese debía ser el sitio donde me mostrara tal como soy. Así comencé a firmar como El otro Samu, y no pude ocultar mi verdadera faceta nunca más.

El tiempo fue pasando y de Ojodepez saltamos a Adobo, que era (aún más si cabe) fiel reflejo de este tipo de humor con el que tanto me identificaba. Estar a caballo entre lo absurdo y lo turbio era mi lugar feliz. Así que, en cuanto tuvimos la necesidad de crear un merchandising de Adobo propuse una el diseño para la camiseta de Hijoputa.

Para mi sorpresa todo el mundo pareció encantado y en cuanto las pusimos a la venta empezaron a volar las tallas más comunes. A día de hoy sólo quedan algunas de ellas en stock, y ese diseño quedó en la mente de muchísimas personas que se quedaron con la miel en los labios porque no encontraban su talla.

Ese día ha terminado. Ha llegado la hora de que todos tengan acceso a este diseño. Para ello he hecho las adaptaciones pertinentes a toda la ridícula gama de productos de Society6, entre la que se encuentra la icónica camiseta rosa.

Stickers, láminas, relojes, toallas y hasta putos muebles podrán ahora formar parte de vuestra vida si os animáis a hacer vuestro pedido a través de mi página en Society6 o echando un vistazo a los productos que he destacado en mi tienda online (tazas, posavasos y stickers). No olvidéis que aún queda alguna camiseta de Hijoputa original por si sois unos puristas.

Acordaos de que Society6 siempre tiene mil y una promociones para que os ahorréis un buen bocado de los gastos de envío. Por mi parte intento ponerlo todo bien barato, así que no me hagáis el feo y dadme todo vuestro dinero. Es lo mínimo que se despacha ¿No?

Despendientes – Marzo 2022

Despendientes – Marzo 2022

Despendientes

SERIES

EDENS ZERO 1T (NETFLIX): Nueva oportunidad al género shonen y nueva decepción. Los personajes son planísimos y apenas hay un desarrollo lo suficientemente grande como para que se pueda disfrutar al 100% de la acción sin pensar que hay miles de cabos sueltos. Sí que tiene ciertos alivios cómicos, pero suelen desembocar en el baboseo de adolescente nipón víctima de una masturbación compulsiva. No es necesario en absoluto ser tan explícito ni tan turbio. Lo que sí me parece reseñable es que en el apartado de la animación no es en absoluto del montón. hay momentos en los que gana en espectacularidad, pero termina por quedar en un segundo plano porque la acción te remite a algún cliché. No sé muy bien a dónde va esta serie, pero si hay una nueva temporada le daré una nueva oportunidad para saber si realmente merece la pena seguir adelante.

KOTARO VIVE SOLO 1T (NETFLIX): ¡El puto Kotaro! Cuando empiezas a ver esta serie todo te lleva a pensar que estás a punto de ver una nueva versión de Shin Chan. Tanto el protagonista como el guión te hace caminar por la senda del humor costumbrista en historias cortas e irrelevantes. Pero cuando piensas que todo esto va de chistes zafios y personajes histriónicos, llega la trama de por qué coño Kotaro vive solo. Es entonces cuando se supone que ibas a ver una serie graciosa y ligera y terminas llorando y sobrecogido por un tremendo cañonazo de cruda realidad ¿por qué tanta crueldad y por qué tan cercana a situaciones reales? Ni puta idea de por qué, pero funciona. He aprendido mucho con esta serie de cómo operan los maltratadores infantiles y qué efecto tienen sobre sus víctimas. Esto queda muy lejos de ser algo plano y entretenido. Pese a su animación tosca y su apartado de arte simplón, es una buena serie.

GUARDIANES DE LA NOCHE 1T (AMAZON PRIMER VIDEO):  Estaba hasta los mismísimos cojones de encontrarme fragmentos de esta serie por internet, y decidí darle una oportunidad pese a que parecía bastante básica. Tengo que decir que, pese a que es otro shonen más, lo percibo como algo mejor que los últimos que he podido ver. Samurais y vampiros. Suena como el culo, pero en su desarrollo se deja ver bastante bien. Sólo me chirriaba el doblaje chillón de uno de los personajes, pero supongo que es igual de chillón (o más) en la versión original. Así que pude pasarlo por alto y disfrutar del resto de la serie. Sí que me sorprendió que la animación tiene ciertos detalles que me parecen exquisitos pese a ser escenas bastante corrientes. La serie es bastante ocurrente en ciertos pasajes e hizo que mereciera muchísimo la pena darle una oportunidad. Tanto es así, que me tragué el OVA que continúa la temporada en cuanto me enteré de que estaba disponible en la plataforma.

PELÍCULAS

RED (2022): Para mi gusto es de las mejores películas de animación que han salido de la factoría Disney porque no vine a cubrir ninguna cuota. Tan sólo con el diseño de laos personajes y la expresividad que tienen se nota que no quieren tomarse demasiado en serio a sí misma. Es un retrato muy subjetivo de un grupo de adolescentes en 2002, con todas sus miserias y glorias mezcladas en una trama de magia y conflictos internos. Creo que la deriva de las últimas producciones de animación van en el camino correcto. Nos alejamos de lo metafísico para adentrarnos en asuntos palpables y terrenales. Además de todo lo que trata y de cómo lo hace, el resultado es disparatado y muy divertido. Creo que es un buen título a sumar a la lista de Disney y Pixar. Ojalá vayamos dejando atrás los diseños impersonales y el hiperrealismo absolutamente necesario en animación. Merece mucho la pena verla y ojalá se lleve los elogios que merece pese a que se ha estrenado a principios del año.

GUARDIANES DE LA NOCHE: EL TREN INFINITO (2020): Pues eso, un OVA que continúa el argumento de la primera temporada. Sin más pretensiones que pegar unos cuantos capítulos que ganan coherencioa en un sólo bloque. Igualmente interesante que la serie y sin un ápice de extras con respecto a los capítulos ordinarios.Aún así, si te tragas la primera temporada, la película entra sin sentir y te la pide el cuerpo. Merece la pena verla si te ha gustado lo anterior. Ahora queda esperar la segunda temporada, que atacaré con fruición.